PRIMERO DE MAYO

La fiesta del Primero de Mayo se torna este año más difícil que de costumbre, por el obligado confinamiento en el que estamos todos.

La manifestación multitudinaria de todos los años, convocada por varias organizaciones de trabajadores, con el ramalazo de solidaridad obrera que siempre provocan, este año será distinto.

El Estado de Alarma en el que estamos no anula ni reduce ningún derecho fundamental. El de manifestación y celebración del Primero de Mayo, tampoco. Sí es cierto que no pueden producirse aglomeraciones y que hay que respetar el aislamiento y la distancia social de metro y medio ó dos metros. Pero cumplir esta norma excepcional no implica perder los derechos constitucionales. Cuando dos normas estatales se contradicen entre sí, prevalece, en un Estado democrático, la jerárquicamente más elevada. Y no creemos que el Decreto del Estado de Alarma prevalezca sobre la Constitución Española que reconoce el derecho de manifestación.

Por tanto, entiendo que el Decreto que establece el estado de Alarma no puede impedir el derecho fundamental de manifestación. Entenderlo así significa que los Derechos Fundamentales que tanto ha costado meterlos en la Constitución, pueden ser anulados por simple Decreto.

En definitiva, VIVA EL PRIMERO DE MAYO.

Dejar un comentario