Reportaje del Diario de Sevilla: Una cooperativa de abogadas para demostrar que el Derecho “se puede ejercer a favor de la gente”

Pastora Filigrana, Rocío Mendoza y Noelia Rodríguez son tres abogadas con un fuerte sentimiento del Derecho como compromiso social que se ha materializado en la creación de una sociedad cooperativa: Abogadas. “Nos conocíamos, pero no entre las tres. Sabíamos que teníamos en común unos fines a la hora de ejercer el Derecho”, explica Noelia Rodríguez. Las tres cuentan con experiencia en temas laborales, un sector en el que los conflictos han aumentado con la crisis, “y aún afecta más a las mujeres“. Y es que la cooperativa nace, entre otras cosas, de un especial “afán de luchar desde todos los ámbitos de la sociedad por los derechos de las mujeres”.

La unión de estas profesionales no sólo es la suma de sus talentos, ellas han puesto en común todos sus recursos. Sobre todo, les une un fuerte compromiso social pero con los pies en la tierra. “La idea de montar un despacho en forma de sociedad cooperativa es, sobre todo, el resultado de buscar el equilibrio entre vivir dignamente de nuestro trabajo sin perder el enfoque social en el que creemos”, asegura Pastora Filigrana. Cooperar es, para ellas, una respuesta a la crisis, “compartimos gastos, clientes y los recursos que tenemos las tres. Ante un panorama laboral tan hostil, era mejor juntas que solas”, aseguran.

Las tres son laboralistas y tienen formación en Derechos Humanos, discriminación, extranjería.  “Nuestro objetivo es defender a los trabajadores frente a las empresas”, afirma rotundamente Rocío Mendoza. Pastora Filigrana tiene experiencia en el tema de las cooperativas. “Vengo de la economía social y sé que es mejor cooperar que competir. Este enfoque en el ejercicio del Derecho nos diferencia de otros despachos”. 

Pastora Filigrana, Rocío Mendoza y Noelia Rodríguez
Pastora Filigrana, Rocío Mendoza y Noelia Rodríguez / JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

Además de los servicios propios de cualquier bufete, Abogadas aspira a ser Estudio Jurídico, es decir, “hacer un trabajo técnico de asesoramiento jurídico con publicaciones de este tipo de temas e incluso informes o dar algo de formación”. Por ahora están dando charlas en asociaciones de vecinos y diferentes municipio sobre el tema de las cláusulas bancarias o la reclamación de los gastos hipotecarios. “Estamos convencidas de que el Derecho se puede ejercer a favor de la gente y creemos en la necesidad de poner el Derecho en manos de la ciudadanía. Estamos en un país donde tú no entiendes tu nómina ni el contrato de tu hipoteca”, afirma contundente Pastora Filigrana.

Llevan poco tiempo como cooperativa pero ya les están llegando casos relacionados con la vivienda, temas laborales, sobre todo en relación con la precariedad en el sector de la hostelería, y los relacionados con las mujeres. Además, las tres están en el turno de los delitos de trata con fines de explotación sexual y laboral y tienen formación específica en este sentido, “una de las grandes lacras, sobre todo entre las mujeres inmigrantes”. Además trabajan con entidades como el Secretariado Gitano y están en turnos de violencia contra la mujer, trata y menores.

“Todos los asuntos que nos entran intentamos dar un enfoque que en otros despachos no le suelen dar con temas de discriminación por ser mujeres. En hostelería y seguridad privada suelen llegar muchos temas de esta índole”, explican. Noelia Rodríguez alerta que hay muchos temas en este sentido que no se denuncian. “Esperamos también servir de asesoramiento a quien tiene dudas sobre denunciar o no”, explica Noelia Rodrígue

En este sentido, como señala esta letrada, es importante la empatía que pueden tener con las víctimas:”En temas como el acoso laboral o la violencia, la vícitma presenta grandes dosis de sentimiento de culpabilidad porque se cree responsable de la situación creada”. “Es necesaria una perspectiva de género en el Derecho y quien se la debe dar es la mujer”, afirma Filigrana.

Los delitos de odio, violencia machista y los temas con los menores son otros de los asuntos en los que imprimen su sello particular. “Hasta ahora tenemos más temas de abusos hipotecarios. En este tipo de asuntos suelen venir personas que nunca se han visto en la situación de ir al abogado ni al juzgado, y lo ven con desconfianza. El Derecho se pone demasiadas veces del lado de los poderosos“, lamenta Filigrana.  En cualquier caso, una iniciativa de tres mujeres abogadas que creen firmemente que el Derecho “es una buena herramienta para la Justicia Social”.

Reyes Rocha, Diario de Sevilla, 29 de Septiembre, Sevilla.

Link a la nota: https://bit.ly/2VEzDC4

Dejar un comentario